top of page
  • Foto del escritorYvonne Franco

MUROS DE BLOCK en concreto

El block de suelo cemento es un material barato, en especial si lo fabricas tu mismo, y además es muy resistente.


Los block de suelo de cemento son fáciles de fabricar.

Fabricar tus muros de block en concreto es relativamente sencillo. Pero comencemos por definir de qué está hecho un block de suelo cemento: Es una mezcla de tierra a la cual se le agrega una pequeña cantidad de cemento. El resultado final es un block que cambia poco de tamaño cuando se seca, no se deteriora al meterlo al agua y tiene tanta o más resistencia a la compresión que un tabique de barro recocido. La forma de fabricarlo es parecida a la que vimos cuando hablamos sobre adobes, ya que también se utiliza una horma de madera o molde, aunque también se puede utilizar una pequeña máquina manual para compactarlo, y también se le debe dejar secar durante unas 3 semanas para que se endurezca totalmente.

Modo de fabricación
Es importante cernir la tierra en un arenero que tenga malla.

No toda la tierra sirve para fabricar el suelo cemento. El material más adecuado es aquel que contiene un mínimo de 45% de arena y 55% de lama y arcilla. Lo máximo que puede tener la mezcla es un 80% de arena y 20% de lama y arcilla. Una manera sencilla de saber si una tierra es buena para hacer adobes es llenando un frasco de cristal con 4 dedos de tierra, 2 cucharadas de sal y agua hasta el tope. Se agita bien y se deja reposar. Al día siguiente en la superficie habrá restos de materia orgánica y agua, en la siguiente capa debemos ver la arcilla y la lama, y hasta el fondo debe estar la arena.


Recuerda que la primera capa de tierra no sirve, ya que está formada principalmente por basura orgánica, por lo que vas a tener que escarbar hasta que dejes de ver ramitas, hojas, pasto seco, etc. Por otro lado, debes tener en cuenta que en caso de que tu tierra sea demasiado arcillosa la puedes corregir agregando arena hasta que la mezcla sea la adecuada.


Una vez que saques la tierra que vas a utilizar la debes dejar secar. Una vez seca desbarata bien los terrones golpeándolos con el reverso de la pala. Finalmente cierne la tierra en un arenero que tenga una malla de 5mm.


La proporción de agua en la mezcla se debe cuidar para evitar que el cemento se fracture.

A continuación debes agregar cemento Portland en una proporción que puede variar entre un 5% a un 15% de cemento. Si los suelos son muy arenosos, vas a tener que ponerle más del 5% de cemento. Cuando la tierra tiene mucho limo y un 50% de arena debes se estabilizar con un 10% de cemento.


Para agregar el cemento, extiende la capa de tierra hasta que quede de unos 5 a 10cm de espesor y sobre ella esparce el cemento y mézclalo en seco con la pala hasta que la tierra quede de color uniforme. Una vez que tenga un color parejo vuélvela a extender. A continuación agrega agua en una proporción de 1 parte de agua por cada 10 o 17 partes de tierra. Es importante que tomes en cuenta que la cantidad de agua varía de acuerdo a la consistencia de la tierra. La mezcla final no debe quedar ni muy chiclosa, ni muy seca.


Puedes utilizar una horma de madera o molde para que sean uniformes.
Prepara una prueba

Es conveniente que para evitar desperdicios en el futuro y para asegurarte de que los blocks sean resistentes, prepares algunos bloques de prueba usando cemento al 6%, 8%, 10% y 15%.

Cuando estén secos los blocks, sumérgelos en agua unas tres horas y después déjalos secar un poco. Comenzando con el de 6% de cemento, observa si se han producido rajaduras o si se han desprendido pedazos importantes en el bloque (si fuera así, queda descartado). Después golpea el block con un pica hielo, el cual no debe penetrar más de 6mm. Por último, rompe la pieza por la mitad, y si se desbarata, entonces significa que no es apto. Si el block no pasa la prueba, continúa haciendo ensayos con el de 8% de cemento y así sucesivamente.


La compactación se hace utilizando un molde de madera.
La compactación es manual

La compactación manual de los blocks se hace utilizando un molde de madera que va a constar de una base con hormas para hacer los huecos, una caja con las medidas del block la cual debes forrar por dentro con lámina, un pisón pequeño y un empujador. Si bien los blocks huecos tienen la misma resistencia que los sólidos, tienen la ventaja de ser más ligeros.

Vierte varias capas de suelo cemento recién hecho dentro del molde y apisónalas con el pisón hasta que llegue al tope. Después compacta golpeando la mezcla con el revés de una pala. Con el filo de la pala quita el material sobrante. A continuación voltea el molde y quita con cuidado la base para que puedas colocar en su lugar el empujador. Mientras jalas hacia arriba el molde, con el pecho vas a sostener el empujador de forma que el block se deslice hasta el suelo.

También puedes utilizar máquinas para fabricar ladrillos, adobes y blocks.


Puedes hacer uso de máquinas para fabricar ladrillos

Recuerda que los blocks recién moldeados los debes colocar en un lugar sombreado y limpio. Es muy importante que no experimenten cambios de temperatura bruscos durante las primeras 24 horas. Pasado ese tiempo, humedécelos con una regadera de orificios pequeños. Recuerda que el agua no debe salir con mucha presión, de lo contrario los block se pueden erosionar. Al tercer día de secado, puedes apilarlos unos sobre otros continuando con el proceso de mojado hasta cumplir 8 días. Los blocks deben continuar secándose hasta que se cumplan 21 días de haber sido fabricados, con lo que están listos para ser usados.


Si te gustó la información, ¡ayúdanos a compartirla! También te invitamos a dejar tus comentarios.


Kommentare


Top Stories

bottom of page