Otra forma de checar que estén correctas las medidas es de la siguiente forma:

  1. Mide las diagonales de los cuadrados o rectángulos de los cuartos que forman los hilos en el cruce de cada hilo. Para comprobar que las medidas son correctas, las dos diagonales deberán tener la misma medida. Cuando el terreno tenga una ligera inclinación, las distancias se deben medir de tal forma que la cinta métrica esté perfectamente horizontal. Para eso vas a necesitar usar una plomada que vas a dejar caer en el terreno y en donde te marque vas a colocar una estaca o varilla en cada medida

2. Después de trazar las medidas y tender los hilos colocados en las diferentes estacas (puentes), se forman cuadrados y rectángulos con medidas corregidas (si es que hubo error). Estos cuadros y rectángulos nos van a indicar las distancias de los diferentes cuartos. Entonces vas a buscar los cruces de los hilos, y sosteniendo una plomada, la harás bajar hasta la tierra. En donde te indique la plomada vas a marcar con estacas o varillas los puntos del cruce de los hilos para determinar las esquinas y centro de los ejes de los diferentes cuartos.

Si quieres leer el artículo completo, descarga el PDF