Esta es una parte fundamental en el proceso de construcción, ya sea de una casa o de un solo cuarto. De la excavación dependerá si nuestra obra dura muchos años o si se convierte en un peligro para nuestra familia.

Una vez que has preparado y trazado tu terreno, lo que sigue es excavar las zanjas (algunos les llaman “cepas”) para poner los cimientos. Esta excavación la vamos a realizar guiándonos por las marcas de cal con las que trazamos el ancho de las zanjas. La profundidad dependerá de las características del terreno, es decir, su resistencia.

Cómo conocer la resistencia de mi terreno.

El terreno sobre el que vamos a construir está compuesto de varios materiales y formas distintas. Estas características dependen de la zona y clima en donde vivamos. 

Si quieres leer el artículo completo, descarga el PDF