Suele suceder que cuando vamos a pintar compramos pintura de más, la cual termina arrumbada y echándose a perder porque la lata o la cubeta no quedaron bien cerradas. ¿Te ha pasado?