La madera es particularmente vulnerable a la humedad, en especial las puertas y las ventanas, ya que están a la intemperie, en donde los elementos la hinchan, rajan o pudren. Pero no todo está perdido, es posible recuperar tu inversión con un poco de esfuerzo.