Nunca falta que se raje un azulejo en el baño o en la cocina. Muchas veces podemos reparar el daño simplemente sustituyendo los azulejos rotos, pero otras veces es mejor tirarlos y colocar azulejos nuevos.