Una forma de darle vista a tus muros es aplicando texturas. Se trata de una solución de largo plazo que evita estar repintando. Transforma tu casa con estos consejos.

Hasta ahora la pintura de textura se había empleado en paredes y techos para ocultar pequeñas fallas y grietas, y también para asegurar que la pintura y aplanado de los muros duren más y sean más resistentes. Sin embargo, haciéndolo de una manera eficaz también se pueden lograr acabados que añaden profundidad y dimensión a la decoración de un ambiente.

 Puedes encontrar pinturas de textura para acabados lisos y finos, que son extremadamente resistentes, por lo que son muy recomendables para tapar boquetes, grietas e imperfecciones con tan solo una aplicación; y también las podrás encontrar en texturas ásperas, que son ideales para lograr efectos de sombra profunda.

Si quieres leer el artículo completo, descarga el PDF