La electricidad es básica en la vida diaria. Sin ella no podríamos hacer muchas cosas y viviríamos a oscuras.

Sin embargo le debemos tener mucho respeto y antes de hacer una reparación eléctrica casera hay que tomar ciertas medidas básicas de seguridad.

A diferencia de pintar un muro o cambiar un vidrio, tareas en las que nos podemos equivocar y no sucede nada grave, con la electricidad no podemos darnos el lujo de cometer errores. Una descarga eléctrica puede paralizar de manera fatal nuestro corazón. Debemos pensar en la corriente eléctrica como agua que fluye a través de un cable u otro tipo de conductor y que siempre estará buscando una salida por el camino que ofrezca la menor resistencia.

 Si entramos en contacto con ella, entonces será nuestro cuerpo el que le ofrezca ese camino y recibiremos una descarga eléctrica al convertirnos en parte del circuito. Las condiciones que determinan cuanta electricidad pasará a través de nuestro cuerpo son variadas, pero la humedad y el contacto con el agua hacen que pase mucha más electricidad, ya que el agua es muy buen conductor.

Si quieres leer el artículo completo, descarga el PDF