Nunca pensamos que el agua se agotaría, pero tras años de desperdicio hemos llegado a un punto en que la falta de agua es un problema común en nuestras ciudades.

Se calcula que en promedio el consumo diario por persona es de entre unos 150 hasta ¡300 litros! En varias ciudades de México hoy estamos viviendo la terrible experiencia de las restricciones de agua e incluso hay colonias en las que el servicio de agua tiene que abastecerse por medio de pipas porque de las llaves no sale ni una gota.

Es por eso que ha llegado el momento de llevar a cabo un consumo más racional, más inteligente y más solidario de este preciado líquido. 

 Si quieres leer el artículo completo, descarga el PDF